-->

Translate

jueves, 27 de octubre de 2016

Un territorio sin ley. El paso por la Guajira.

Luego de haber transitado por la frontera entre la República de Colombia y la República Bolivariana de Venezuela, debo decir que siento una gran vergüenza por los actos que observe del lado venezolano, sobretodo por parte de algunos funcionarios de las fuerzas de seguridad publica, pero antes de iniciar este artículo, y dada la mala experiencia al transitar por la frontera, me di la tarea de leer algunos artículos periodísticos sobre este trayecto para evitar escribir solo basado en mi experiencia personal. El primero de ellos, titulado "Diario de Frontera: teleSUR en la Guajira", publicado en el portal web de Telesur, el cual pueden leer a través del siguiente enlace http://www.telesurtv.net/news/TeleSUR-en-La-Guajira-La-frontera-mas-peligrosa-20150923-0035.html. de este artículo me cautivó, una de las frases mas resaltadas "En la Guajira está la frontera mas peligrosa", frase que comparto totalmente, lo que me comentaron los transportistas, y compañeros de viaje, mas lo experimentado personalmente es mucho mas crudo que lo que las palabras podrían describir, lo que me entristece de este articulo es que no exploro lo que a mi mas me asombro, y como al inicio mencione, me dio vergüenza el haberlo visto. El segundo articulo llamado "La Guajira entre el llanto y el negocio" escrito por Leidys Villarroel y publicado en la pagina web Efectococuyo.com a través del siguiente enlace: http://efectococuyo.com/principales/la-frontera-viva-y-desangrada-en-un-reportaje-la-guajira-entre-el-llanto-y-el-negocio muestra algunos otros aspectos de los que no se puede inferir al transitar este territorio, como lo son la falta de empleo, la pobreza, los negocios ilícitos como el contrabando entre otros tantos. Debo decirles que mi viaje a través de la Guajira estuvo lleno de tantos obstáculos y fui testigo de tantos hechos ilícitos, que sentí vergüenza de lo que estaba presenciando. Y antes de que quienes están leyendo me desmientan, les invito a que hagan el viaje desde Maracaibo a Maicao o viceversa.
Como primer punto, la aparente corrupción presente en los puestos de control de los funcionarios encargados de la seguridad. La ruta que se encuentra desde la ciudad de Maracaibo hasta la frontera con Colombia, se encuentra repleta de puntos de control, la mayoría a cargo de la Guardia Nacional, en mi experiencia, y espero haber tenido la mala suerte de viajar cuando los funcionarios corruptos están de turno, aparentemente se encuentran cometiendo de forma regular el delito de "concusión", delito tipificado en el articulo 62 de la Ley Contra la Corrupción, delito que sanciona a todo funcionario que abusando de sus funciones, constriña a alguna persona a que dé o prometa a él mismo o a un tercero alguna suma de dinero u otra ganancia o dádiva indebida, sancionándolo con una pena de 2 a 6 años de prisión y multa de hasta el 50 % del valor de la cosa dada o prometida. En todos estos puntos, funcionarios reciben dinero por parte de los transportistas, quienes de forma muy natural tienen una parte del dinero que obtienen por el cobro los pasajes para estas ofrenda, esto para evitar que los detengan y revisen los equipajes, cosa que podría tardar una hora o mas, lo peor es que si alguna persona lleva entre sus pertenencias algún bien que parezca preciado, el propietario "debe colaborar" para poder pasarlo. Un detalle interesante es que en alguno de los puntos de control los funcionarios utilizan a los vendedores ambulantes para que reciban el dinero por ellos, según dice el transportista que me llevaba en ese momento, éste método es empleado dado que en "hace un tiempo, un Coronel ordeno gravar a los funcionarios, y varios fueron presos", que de ser cierto fue un hecho valiente, necesario y admirable, mas lamentablemente no funciono como medio persuasivo, ya que este fenómeno sigue sucediendo, lo que haría pensar que se requieren nuevos intentos como éste.
Como segundo punto, tenemos un fenómeno, aparentemente reciente, como lo son, las alcabalas de los pobladores de la Guajira. La población se acostumbró, como negocio, crear peajes, bloqueando las vías, no solo las llamadas trochas que son usadas para evadir a las autoridades, sino la vía oficial, y esto sucede a pocos metros de los puestos de control de la Guardia Nacional, esto es impresionante, dado que estas personas usan objetos de gran tamaño para bloquear la vía, en algunos casos solo cuerdas, y en algunos casos portan armas blancas (machetes), algo que atemoriza, teniendo que pagar los transportistas peajes que varían entre Bs. 50 y  Bs. 100. Y todo con la indiferencia (dada la inoperancia) de los funcionarios de seguridad.
Esta situación requiere puntual observación por parte de las autoridades responsables, no para el aumento de la militarización dado que ya es mucha, sino a los fines de evitar que este territorio, que se encuentra maltratado y empobrecido, deje de parecer un territorio sin ley.

Por ultimo, les dejo una frase que escuche de uno de los pasajeros y me pareció muy interesante: "los guardia nacionales son premiados enviándolos para acá (refiriéndose a la frontera), en uno o dos años, se compran carro y casa".
¿Es cierta esta situación?, y de ser así, ¿que se debe hacer para solucionarla.?.